Solomillo al Roquefort.

Con la receta de Solomillo en Salsa Roquefort puedes quedar de maravilla ante tus comensales y sin grandes esfuerzos. Además el solomillo es una carne deliciosa y la salsa de roquefort le combina perfectamente si te gusta este tipo de queso.

solomillo roquefort sin guarnición

 

 

Ingredientes

.
(Para 2 personas).

  • Un solomillo de cerdo de aproximadamente 400 grs.
  • Una porción de queso roquefort de 100 grs.
  • Nata líquida para cocinar, 300 ml.
  • Una cebolleta.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta y sal.
  • 2 Cucharadas de ron.<

 

 

Elaboración

.

  • Salpimentamos el lomo entero y lo dejamos un rato en el frigorífico para que tome el sabor.
  • Mientras tanto cortamos la cebolleta en juliana y la pochamos a fuego lento con un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando este perfectamente pochada, (blanda y transparente), añadimos 2 cucharadas de ron y le damos un par de vueltas, retirando del fuego rápidamente y reservando.
  • Ponemos una fina capa de aceite de oliva en una sartén grande, calentamos el aceite y colocamos el solomillo. Debemos dorarlo y sellarlo por todas sus caras. Lo retiramos y reservamos.
  • En una fuente de horno colocamos la cebolleta pochada, extendiéndola por toda la superficie.
  • Cortamos el solomillo en medallones más o menos grandes, al gusto de cada uno. Personalmente prefiero cortarlo en trozos pequeños, lo cuál me permite disfrutar más del sabor de la salsa de roquefort. Colocamos los trozos de solomillo en la fuente de horno, encima de la cebolleta y le añadimos el aceite que nos ha quedado de dorar el solomillo.
  • Ya habremos calentado el horno, ahora toca meter el solomillo al horno durante 30 minutos a 140 grados.
    Mientras hacemos la salsa roquefort. Es muy fácil.

  • Para ello calentamos la nata de cocinar en una cacerola pequeña y sin dejar de remover para que no se nos pegue al fondo.
  • Nada más entre en ebullición, retiramos del fuego y añadimos la porción de queso roquefort, (recomiendo 100 grs. pero si nos gustan los sabores muy fuertes, podemos añadir más).
  • Sin parar de remover con una cuchara de cocina vamos derritiendo el roquefort aprovechando el calor de la nata. Ya tenemos la salsa.
  • Una vez hayan pasado 25 minutos de horno, y con cuidado de no quemarnos, (para ello utilizaremos unos guantes adecuados), verteremos la salsa en la fuente de horno de modo que cubra toda la carne.
  • Dejamos en el horno los 5 minutos restantes et voilá ¡¡, podemos sacar la fuente del horno.
  • solomillo roquefort en fuente horno

    Podemos servir con unas patatas cocidas o al horno o bien con verdura.

    solomillo roquefort con guarnición verduras

    Buen provecho y buena mesa.

    Anuncios

    Solomillo al Roquefort.

    Con la receta de Solomillo en Salsa Roquefort puedes quedar de maravilla ante tus comensales y sin grandes esfuerzos. Además el solomillo es una carne deliciosa y la salsa de roquefort le combina perfectamente si te gusta este tipo de queso.

    solomillo roquefort sin guarnición

     

     

    Ingredientes

    .
    (Para 2 personas).

    • Un solomillo de cerdo de aproximadamente 400 grs.
    • Una porción de queso roquefort de 100 grs.
    • Nata líquida para cocinar, 300 ml.
    • Una cebolleta.
    • Aceite de oliva.
    • Pimienta y sal.
    • 2 Cucharadas de ron.<

     

     

    Elaboración

    .

    • Salpimentamos el lomo entero y lo dejamos un rato en el frigorífico para que tome el sabor.
    • Mientras tanto cortamos la cebolleta en juliana y la pochamos a fuego lento con un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando este perfectamente pochada, (blanda y transparente), añadimos 2 cucharadas de ron y le damos un par de vueltas, retirando del fuego rápidamente y reservando.
    • Ponemos una fina capa de aceite de oliva en una sartén
      grande, calentamos el aceite y colocamos el solomillo. Debemos dorarlo y sellarlo por todas sus caras. Lo retiramos y reservamos.
    • En una fuente de horno colocamos la cebolleta pochada, extendiéndola por toda la superficie.
    • Cortamos el solomillo en medallones más o menos grandes, al gusto de cada uno. Personalmente prefiero cortarlo en trozos pequeños, lo cuál me permite disfrutar más del sabor de la salsa de roquefort. Colocamos los trozos de solomillo en la fuente de horno, encima de la cebolleta y le añadimos el aceite que nos ha quedado de dorar el solomillo.
    • Ya habremos calentado el horno, ahora toca meter el solomillo al horno durante 30 minutos a 140 grados.
      Mientras hacemos la salsa roquefort. Es muy fácil.

    • Para ello calentamos la nata de cocinar en una cacerola pequeña y sin dejar de remover para que no se nos pegue al fondo.
    • Nada más entre en ebullición, retiramos del fuego y añadimos la porción de queso roquefort, (recomiendo 100 grs. pero si nos gustan los sabores muy fuertes, podemos añadir más).
    • Sin parar de remover con una cuchara de cocina vamos derritiendo el roquefort aprovechando el calor de la nata. Ya tenemos la salsa.
  • Una vez hayan pasado 25 minutos de horno, y con cuidado de no quemarnos, (para ello utilizaremos unos guantes adecuados), verteremos la salsa en la fuente de horno de modo que cubra toda la carne.
  • Dejamos en el horno los 5 minutos restantes et voilá ¡¡, podemos sacar la fuente del horno.
  • solomillo roquefort en fuente horno

    Podemos servir con unas patatas cocidas o al horno o bien con verdura.

    solomillo roquefort con guarnición verduras

    Buen provecho y buena mesa.

    Salsa de Champiñones.

     

    La salsa de champiñones

    es muy agradecida, ” igual te sirve para un roto que para un descosido” . Me explico, es una salsa que le va muy bién a muchos platos, si te gustan los champiñones, claro. A mi me ha gustado con pechuga de pavo, con filete de mero a la plancha acompañado de guarnición de champiñones también a la plancha, ( ver foto), y como salsa para la pasta.

    Salsa de champiñones.

     

     

    Ingredientes:

    • Champiñones, 250 grs.
    • Media cebolla.
    • Medio puerro.
    • Un ajo.
    • Perejil.
    • Harina.
    • Leche de soja.
    • Aceite de oliva.
    • Sal.

     

     

    Elaboración.

    Se trocean los champiñones en pedacitos no excesivamente pequeños y se reserva.

    Se pica la cebolla, el puerro y el ajo y a fuego lento, lo pochamos todo sobre una finita lámina de aceite en una sartén amplia.

    Añadimos los champiñones y los cocinamos con todo lo anterior durante unos 10 minutos o algo menos. Aquí es importante vigilar el fuego y moverlo todo a menudo para que no se nos queme nada.

    A continuación sobre el sofrito obtenido y en la misma sartén añadimos leche de soja y un puñadito de harina fina para espesar. Si observamos que está espesando demasiado podemos añadir un poco más de leche de soja; conforme añadamos más o menos variará el espesor de nuestra salsa, pero también el sabor, pués la leche de soja tiene un sabor muy peculiar. Añadimos sal y perejil y dejamos un par de minutos sin parar de remover.

    Seguidamente vertemos todo en un recipiente hondo y le pasamos la batidora. Lo volveremos a poner en la misma sartén y mantendremos sin parar de remover otro par de minutos. Este es el momento adecuado para probar un poquito de nuestra salsa, sin quemarnos, y poder rectificar de sal o añadir un poquito más de leche de soja para que nos quede menos espesa. Esto ya al gusto del cocinero.

    En la foto, el filete de mero lo he preparado a la plancha, con un poquito de aceite de oliva sobre el que previamente he preparado unos champiñones con sal y tomillo.

    Buén provecho y buena mesa.

    Medallones de solomillo en Salsa de zanahoria.

    For lunch today, pork tenderloin with carrot sauce.

    atardecer en Torrenueva

     

     

    Esta salsa se la vi hacer a mi suegra para la cena de navidad. 

    Es muy simple y yo la he dado algún retoque para conseguir que esté más apetitosa para los niños y nos sirve para acompañar cualquier carne.

     

     

    Ingredientes:

    •       Una cebolla.
    •       4 Tomates maduros.
    •       Dos zanahorias.

    Elaboración:

    En primer lugar la salsa.  Se pica la cebolla, se limpian los tomates de piel y pepitas y se trituran y por último se le quita la piel a las zanahorias y se trocean muy finitas.  Sofreímos sobre una lámina de aceite, a fuego lento, la zanahoria.  Cuando veamos que ya está algo blanda, añadimos la cebolla que dejamos hasta que se ponga trasparente,  pero que no se nos tueste.  En ese preciso momento añadimos el tomate triturado y dejamos que sofría todo muy lentamente, sin prisas, dándole el tiempo necesario.  Cuando esté todo bien sofrito volcamos el contenido en un bol y lo trituramos  bien con la batidora añadiéndole sal, pimienta y una cucharada pequeña de azúcar,  (este es mi toque para conseguir que la salsa esté más apetitosa para los chicos).   Una vez la salsa ha quedado bien fina, la pasamos a  una cacerola y dejamos que siga cocinándose a fuego lento. Es el momento de añadir la carne, por ejemplo unos medallones de solomillo.  Estos previamente los habremos pasado por aceite en una sartén, vuelta y vuelta,  dejando solo que se doren por el exterior pero no friéndolos totalmente.  Cuando estén dorados, se escurren del aceite que suelten y se colocan en la cacerola con la salsa, donde terminará de hacerse.  Igual sirve para los medallones, que para unos filetes de lomo por ejemplo. Si acompañáis con un buen vino, por ejemplo un Albariño, triunfaréis.

    For lunch today, pork tenderloin with carrot sauce.

    Buen provecho y buena mesa.